Category Archives: Testemuños

Gaspar Gómez, a súa vivencia


iSpeech

Gaspar, os sufrimentos dun alcohólico rehabilitado: "Bebía alcol para que me matara"

Boa parte da súa vida estivo enganchada ao alcol, tamén á heroína e cocaína, da que consegiu desengancharse antes. Pero o alcolismo non o superou ata hai oito anos grazas a unha terapia de desintoxicación. "Os que vamos alí sentimonos arroupados" di porque "fóra" non os entenden.

Por Europa Press / Redacción | MADRID | 25/03/2019 | Actualizada ás 12:50

 

Gaspar leva oito anos en abstinencia pero non baixa a garda porque é un enfermo alcohólico e "iso non se cura nunca". Este galego pasou a maior parte da súa vida ebrio, de bar en bar, sen saber que desenvolvera unha dependencia que lle levaría a tocar fondo. Agora, refixo a súa vida e sorrí explicando que sente libre porque antes era prisioneiro da súa propia adicción.

Ten 56 anos e recoñece que durante a súa época de consumo pensou en máis dunha ocasión na morte. "Bebía esperando que o alcol me matase porque non era capaz de suicidarme", explica nunha entrevista con Europa Press. Con 18 anos empezou a traballar de noite, en pubs e discotecas como camareiro. "Bebía en exceso todas as noites", recoñece.

Ademais, durante esa etapa empezou a consumir tamén heroína e cocaína, drogas das que se desintoxicou antes dos 30 anos. "Custoume máis deixar o alcol que a heroína porque non sabía que o alcholismo era unha enfermidade", lembra.

DEPENDENCIA

Germán pasou polo tres etapas do alcoholismo recoñecidas pola Federación de Alcohólicos da Comunidade de Madrid (Facoma): uso, abuso e dependencia. A dependencia empeza cando se abusa durante un tempo prolongado. Para o galego hai algúns sinais que debemos observar para pedir axuda como non ser capaz de marchar dun bar ata que non peche, espertarse habitualmente sen saber que sucedeu a noite anterior, pensar en que chegue o fin de semana para consumir e arrepentirse constantemente de que se fixo ebrio. "Non es dono dos teus propios actos", explica.

O abuso desta droga depresora levoulle a non poder acudir a unha entrevista de traballo ou afrontar calquera situación cotiá sen beber. "O primeiro que facía ao levantarme era consumir", lamenta. Así continuou a súa vida, ata que comezou a deixar débedas e a roubar cervexa nos supermercados. "É moi difícil que che queiran cando roubas para consumir e non podes traballar porque pensas que todo o mundo sabe que es un 'yonki'", lamenta.

A síndrome de abstinencia que lle produciu non poder inxerir un día a cantidade de alcol que necesitaba entón, levoulle a urxencias. Os médicos lle medicaron para reducir os efectos do 'mono' e en psiquiatría recomendáronlle acudir a unha asociación de alcohólicos. Nesta terapia, Gaspar atopou un grupo de xente que o entendía e non lle xulgaba e foi entón cando deixou de beber.

ABSTINENCIA

Pasaron oito anos desde que cruzou a porta desa pequena asociación nun pobo galego e non volveu a probar o alcol. Recoñece que ao principio pensou en máis dunha ocasión en renunciar a todo e volver beber, que o ruído dos xeos chocando contra o vaso e das máquinas comecartos lembrábanlle todos os seus anos de consumo pero que cada vez sentese "máis liberado".

"O alcoholismo é unha enfermidade familiar porque non só afecta ao enfermo, prexudica a toda a familia", afirma rotundamente Gaspar que actualmente é vicepresidente da Asociación de Alcohólicos de Madrid e fai fincapé en que eles procuran facer partícipes aos familiares. No seu caso, distanciouse dos seus pais e do seu nove irmáns e lamenta que o consumo fixo que se perdese "moitas cousas" como a morte do seu pai.

A pesar desta culpabilidade, coa que, segundo explica, conviven todos os enfermos de alcol, Gaspar leva por bandeira algo que lembra co seu grupo de apoio: "Somos responsables do que faciamos pero non culpables, o culpable é o alcol".

TERAPIA

Todos os martes e xoves reúnense no barrio de Fuencarral, Madrid, en círculo ao redor de Lilian, a psicóloga que leva a terapia, unhas 10 persoas. Durante dúas horas pon en común os seus avances, os seus medos e retrocesos e reflexionan sobre a abstinencia e a rehabilitación. "Somos todos como unha familia", explica Maribel, unha das participantes.

"Dá igual a idade ou status que teñas, se tes un problema co alcol e dáche medo contalo, pide axuda aínda que sexa en segredo e xa o contarás en casa máis adiante", recomenda un dos membros do grupo que asegura que todos os que asisten de forma constante ás sesións rehabilitáronse.

Ademais, algúns están preocupados porque un dos seus compañeiros leva varias semanas sen asistir. "Agora debemos deixarlo tranquilo, é el quen debe querer vir", expresa Gaspar. "Cando estea decidido volverá e nós non podemos xulgalo", continúa e explica que antes de deixar de beber el tentouno varias veces sen éxito.

En canto aos grupos de mutua-axuda como este, o Servizo de Psiquiatría do Hospital Universitario 12 de Outubro de Madrid publicou en 2017 un estudo que demostraba que os pacientes con dependencia grave de alcol que acoden a estes encontros incrementan o período de abstinencia en 44 meses máis sobre os que non o fan e reducen a taxa de recaídas e abandono do tratamento.

Todos o que asisten "tocaron fondo" nalgún momento, segundo comparten co grupo. Todos tiveron un punto de inflexión que lles fixo buscar axuda. O de Gaspar foi verse sen nada, a piques de ter que irse a vivir ao seu coche; o de Maribel, escoitar como os seus fillos lle dicían que se non o deixaba non coñecería aos seus netos; e o de Juan, desenvolver unha diabetes.

 


Begoña


iSpeech.org
"No se pueden borrar las ilusiones, las ganas de vivir"
Areva es el apoyo que tanto necesitaba. No quería reconocer que era una enferma alcohólica y con los compañeros que encontré en el grupo y con la ayuda de mi hija, por supuesto, vi un rayito de esperanza para afrontar una enfermedad que no reconocía, ni me había planteado afrontar. Con ellos aprendí a a tener capacidad para reconocer mi enfermedad, a decir que soy enferma alcohólica y a partir de aquí, a encontrar un caminito para ir solucionando los problemas que mi enfermedad conlleva.

Empecé con quince años, cuando murió mi madre, de cirrosis hepática. De niña, me tocó cuidar de ella, era enferma alcohólica, y viví unas experiencias que yo no quiero vivir ahora, que siempre intenté alejar de mi vida. Ahora, que estoy rehabilitándome, que estoy bien y no tengo intención de volver a la vida que tenía antes, si entiendo lo que pasó mi madre, antes no la perdonaba, hacer las cosas que hacía, era buena persona pero jamás le perdoné que hiciera lo que hizo conmigo, pero ahora si la entiendo, porque era la enfermedad, no era mi madre.

Durante años llevo con el alcohol en mi vida, prácticamente desde la infancia y luego como bebedora social. Tenía una vida más o menos acomodada, mi familia formada, mis hijos, pero por culpa del alcohol se perdió todo.  Llegó un momento en que ya lo necesitaba, cuando surgía un problema o cuando había una dificultad, estaba deseando salir de mi trabajo, llegar a casa, estar sola, tomarme las pastillas para la depresión y con el alcohol parecía que te olvidabas antes de los problemas, te evadías, pero te levantabas al día siguiente y los problemas seguían estando ahí y peores aún, con más difícil solución porque no tenías capacidad para solucionarlos.

Hubo que tomar una decisión y mi hija fue la que me abrió los ojos, me hizo ver que le estaba amargando la vida, yo no quería darme cuenta de todo esto, estaba feliz en mi zona de confort, esperando que llegara la noche para meterme en casa, estar sola, beber, tomar las pastillas y se acabaron los problemas hasta el día siguiente.

A raíz de mi separación, yo que soy una persona con poco carácter, el carácter solo lo sacaba cuando bebía, me atrevía a contestar, él no entendía lo que me estaba pasando, mi mal comportamiento que creía que tenía con él, no lo achacaba a mi enfermedad. Fue mi hija quien me puso entre la espada y la pared, y me dijo: " mamá, así no, así no podemos seguir, o buscamos ayuda o me pierdes a mí, pierdes al niño y pierdes todo lo poquito que te puede quedar".

Fui demasiado terca y ciega para reconocer las cosas, me sentía muy sola y no era verdad, mi hija estaba ahí, me estaba siempre abriendo los ojos y ayudándome y era yo la que no veía o no quería ver, hasta que un día surgió y lo consiguió, bueno lo conseguimos las dos juntas.

Buscamos y encontramos a Areva, dimos con Gaspar, ponernos en contacto fue fácil y ellos me lo pusieron mucho más fácil todavía, lo que si me costó, fue entrar el primer día por aquella puerta y dar la cara y afrontar mi enfermedad de una manera abierta, pero fue un primer pasito. Me sentí muy a gusto, me hicieron sentir muy cómoda, no me juzgaban para nada, me sentí muy respetada, sobre todo me hicieron sentir segura de lo que quería hacer, de lo que hice y de lo que emprendí.

"Me veo capaz, me veo convencida de pasar por los problemas, aún me quedan cosas por vivir y sueños que alcanzar"
A día de hoy estoy muy animada y muy orgullosa de lo que estoy consiguiendo, sin bajar la guardia, es nuestra premisa, no bajar la guardia nunca, porque la enfermedad está ahí y va a seguir estando siempre, pero los problemas que ahora vienen, parece que si tienen solución, dejan de ser tan problemas, me veo capacitada para verlos y hacerles frente.

Esta vida sin alcohol es vida, es una buena vida, no es fácil, no es nada fácil, síntomas físicos, ansiedad. A raíz de dejar el alcohol, desde el primer día que decidí no volver a tocarlo más, parece que todo vino rodado, toco madera, porque sé que van a surgir problemas, pero se solucionan, lo llevo muy bien y lo estoy viviendo estupendamente, con la ayuda de mis compañeros y mi hija. Mi hija está feliz, muy orgullosa de lo que estoy haciendo y me está ayudando mucho, viene conmigo a la asociación y está muy integrada en los grupos.

Mi día a día es maravilloso, cuido a ancianos, en fase de paliativos, me gusta mi trabajo, me suelen venir a  llamar o si no lo busco,  va surgiendo cosas.

Ahora mismo, estoy recuperándome y  dándome algo de tiempo.

Me gusta mucho andar, hago senderismo e hice hace poco el Camino de Santiago.

Una vez leí un artículo en un periódico que memoricé y lo llevo siempre, decía algo así como: " Borrarás la veces falsas, esas noches en las que no sabes despertar, las metas que se te truncaron por culpa del alcohol, por la fatiga, por derribo, pero lo que no se pueden borrar son las ganas, las ilusiones, las ganas de vivir", en definitiva que mi enfermedad no va a poder conmigo, no quiero, no puedo consentir derrumbarme.

Ahora me veo capaz, me veo convencida de pasar por los problemas, aun me quedan cosas por vivir y sueños que alcanzar.

Lo digo desde el corazón.


Gaspar Gómez Lorenzo


Text to Speech Voices
"Mantener mi abstinencia es el proyecto de mi vida"
Me llamo Gaspar Gómez Lorenzo, tengo 55 años, soy el octavo de una gran familia de diez hermanos, de Vilagarcia de Arousa.

Recuerdo el alcohol en mi vida desde siempre, incluso a los cinco años me llamó tanto la atención, que a escondidas probé ese liquido rojo.

Ya con 16 años, los amigos nos emborrachábamos en las fiestas de los pueblos, tan frecuentes en verano.

Desde los 18 años acudía asiduamente a discotecas, y mi primer trabajo fue en un pub, donde además de poder beber más cantidad de alcohol, empecé a consumir otras drogas.

Durante muchos años, mi vida trascurrió trabajando en la noche, pub y discotecas, y siempre rodeado de alcohol y drogas. Necesitaba estas sustancias para divertirme, me desinhibía y me creía el rey de la fiesta. Desde mi perspectiva actual, ya era alcohólico.

Mis padres cansados de mi vida, me echan de casa. Consigo malvivir con empleos que duraban poco por mi falta de responsabilidad y mis muchas adicciones.

En esta etapa hay varios intentos de rehabilitación, consigo dejar las otras drogas, pero el alcohol sigue en mi vida.

Me voy a Canarias, de camarero. Durante 16 años mi vida fue rodando cuesta abajo, cada vez necesitando más y más cantidad de alcohol, llegando a desayunar cualquier tipo de bebida alcohólica, con la intención de mejorar mis temblores, que cada vez hacían más difícil mantener una bandeja o servir una mesa.

Cada vez mis despidos eran más rápidos, hasta llegar a no buscar trabajo por considerarme totalmente incapacitado física y mentalmente.

En esta época, fueron muchas las veces que pensé en el suicidio, creía que mi vida estaba acabada y no quería ser una carga para nadie. A los 46 años mi única opción era vivir en la calle, y en un momento de lucidez y gran desesperación llamé por teléfono a una hermana, que me envió un billete de avión para volver a casa.

Vuelvo a vivir con mi madre, que ni de lejos se imaginaba mi situación, la convivencia se vuelve muy complicada, pues ella no acepta mi vida descontrolada. En una reunión familiar, deciden ingresarme en Proyecto Hombre. Aquí solo aguanto dos meses, y en pocos días vuelvo a estar en el mismo sitio.

Al poco tiempo, mi intento de bajar el consumo, me lleva a un gran síndrome de abstinencia, que acaba en urgencias. En el servicio de psiquiatría, además de medicarme, me dan el teléfono de la asociación AREVA, en Vilagarcia.

El 10 de Agosto del 2010, al cruzar aquella puerta, volví a nacer. Gracias a la compresión del grupo, a no sentirme juzgado, ni presionado y al empuje de los profesionales, pude por primera vez ver una luz en el horizonte. Sentí que estaba haciendo algo por mí mismo y en ese momento me enganché a la vida.

No fue fácil, al contrario, la dureza de estos momentos me hacían dudar del beneficio de tanto esfuerzo. Llegue a creer que nunca más volvería a sonreír, pero incluso así, prefería una vida gris y no volver al infierno del que venía. Poco a poco, mi paciencia y perseverancia dieron sus frutos, a los 18 meses, una leve sonrisa en mi cara auguraba un buen futuro.

A la vez que crece mi autoestima, consigo ir estabilizando mi vida. Me involucro en la asociación y sentir que puedo ayudar a otras personas, se vuelve algo imprescindible en mi día a día.

A los cinco años, se cruza en este nuevo camino, mi actual mujer, Lilian, supone un nuevo reto, pues me traslado a vivir a Madrid.

Sabiendo que mi abstinencia tiene que reforzarse con un grupo de terapia, me integro en la asociación ACAA, de Alcobendas. No fue fácil adaptarse al cambio, pero mi nueva capacidad de enfrentarme a los problemas, me hizo crecer ante las adversidades.

Tras siete años y siete meses sin alcohol, me siento alguien diferente, vivo la vida plenamente, disfrutando de cada minuto con la total libertad de no depender de ninguna sustancia.

Por fin logré algo que nunca había imaginado: ME QUIERO. Y no necesito la aprobación de los demás para el discurrir de mi existencia.

Mantener mi abstinencia es el proyecto de mi vida.

"No hay noche que no amanezca"


Sonia Costas


iSpeech
"Si se puede salir del tormento y esclavitud del alcohol "
Desde adolescente he sido esclava de adicciones y dependencias, después de muchos años de tratamientos, de ir y venir, de recaídas, ingresos, frustración, impotencia, arrepentimiento y de un profundo sufrimiento, puedo decir que ha llegado mi hora y mi momento para afrontar está terrible e injusta enfermedad de la que hasta ahora no veía salida.

Entre voluntariamente a la asociación AREVA (alcohólicos rehabilitados de Villagarcía de Arousa), desesperada y buscando más medios de ayuda porque me daba pánico recaer de nuevo, desde la primera terapia grupal, supe que podía lograrlo después de todo lo aprendido de mis muchos años de terapias individuales y uniendo la asociación con mi psicóloga, inmediatamente y por fin vi rayo de luz...

Mi problema con la dependencia, ya sean drogas, relaciones sentimentales y alcohol vienen por mí baja autoestima, por no sentirme valorada ni necesitada, mi falta de confianza y respeto a mí misma, sentimiento de inferioridad, miedo a las críticas y al rechazo, necesidad de aprobación en todo momento; no intentaba avanzar porque creía que fracasaría, no confiaba en mí y dependía de los demás, daba fin a relaciones sanas por no sentirme digna de ello y busqué relaciones tóxicas dónde, de alguna manera, me necesitaban no por mí, sino por las cosas materiales que yo podía ofrecer, de esta manera sabía que no me iban a abandonar porque me necesitaban, esto desencadena la permisividad, dependencia, manipulación y maltrato cosa que aceptaba pues creía que yo era la culpable, tenía horror y pánico a estar sola.

Todo este sufrimiento unido a no saber afrontar problemas, situaciones o conflictos me hacían beber para paralizar estos sentimientos, escapar de la realidad, olvidar penas, bebiendo conseguía relajarme y no tener que afrontar nada, simplemente dejarlo pasar....me aislaba totalmente pues así sabía que no me harían daño, pero pasados esos momentos de olvido y cuando veía la realidad pues me habían pasado los efectos del alcohol ,era una auténtica tortura pensar que había caído de nuevo, me sentía impotente, desesperanzada, tenía un profundo sentimiento de culpabilidad, de tristeza, de desprecio hacia mí misma, vergüenza, y era tan espantosa esa sensación que en alguna ocasión e intentado desaparecer de esta vida. Estaba irascible, estaba nerviosa, gritaba sin motivo, me auto compadecía y me creía una víctima. Es como si llevará una mochila y se fuera llenando con cada recaída, llega un momento en que no puedes más, pero no sabes que hacer para dejar de beber y para que la mochila no reviente y te arrastre, me daba terror pensar en la próxima vez, mi mente no hacía caso a mis sentimientos de querer estar bien y mi guerra interna continuaba y cada vez eran más fuertes las ganas de desaparecer porque no encontraba solución y estaba haciendo daño a la gente de mi alrededor, hasta que un día llegó mi momento, Areva, junto con mi psicóloga, me enseñaron que tenía una enfermedad, que no es un simple vicio cómo lo que puede pensar la gente, en la asociación me han ayudado a identificar la enfermedad y a comprenderla sabiendo que seré una enferma alcohólica para toda la vida, en el momento que reconocí esto y que fui consciente he tenido más fuerza que nunca para salir adelante.

En la asociación, me sentí una más desde el primer día, nadie te juzga, es impresionante como cada testimonio, cada frase, cada ayuda, cada mirada y cada gesto te reconforta. Estoy empapándome de toda la información que me llega los dos días semanales que tenemos el grupo y finalizadas las sesiones pienso y desarrollo en casa los temas que hemos tocado, no tengo miedo a hablar y me gusta hacerlo, contar cómo me siento y que me ayuden "extraños" que se han convertido en todo mi apoyo y en la fuerza que necesitaba (aparte de la familia y amigos), me siento arropada, me siento querida, me siento comprendida, me siento bien, me encanta que alguien pueda aprender de mí y de mis vivencias, aprendo con cada testimonio de mis compañeros, es increíble cómo nos afectan los problemas o recaídas de los demás, las vivimos como propias, es muchísima la fuerza el apoyo y la ayuda que se recibe, somos una gran familia y personalmente aparte de lo que me ayude el grupo, siento que he adquirido un compromiso con cada uno de los compañeros que también me da un empujón más para no fallar.

"La vida no se pierde cuando dejas de respirar si no cuando dejas de ser feliz y de luchar"
En poco tiempo ha cambiado mi vida, evidentemente mis problemas y mis inseguridades siguen ahí, pero ahora se afrontar muchos retos y muchas situaciones difíciles y complicadas, se gestionar e identificar sin miedo mis sentimientos y no tengo miedo a expresar mis emociones, he ganado confianza y estoy aprendiendo a valorarme, a aceptarme y a quererme, a no pensar negativamente, dejar de lado el papel de víctima y a respetarme como nunca lo había hecho.

Quiero recuperar objetivos, metas, deseos, sueños e ilusiones, quiero sentirme realizada, deseo aprender a vivir poco a poco y dejar los fantasmas del pasado, no quiero tener más miedo a la soledad, quiero tomar mis decisiones, sean buenas o malas y saber que puedo hacerlo, sé que PUEDO , necesito VIVIR y experimentar ser FELIZ, sentirme orgullosa de mí misma y lo voy a conseguir gracias a mi esfuerzo, a la ayuda de profesionales, a la asociación, a mis compañeros, a mis hijos, a mi familia y a mis amigos, merezco esta oportunidad que me da la vida y que será muy duro porque es empezar de cero pero lo voy a conseguir.

En libros he leído estas frases que me han encantado y creo que sería el resumen:

Quiero limpiar mi vida, regalarme un nuevo principio lejos de los recuerdos del pasado, vivir sin prisa para contemplar la vida, ser yo mismo sin necesitar impresionar a nadie, seguir mis ideales y exponerlos, disfrutar y no tener miedo, aceptar lo que venga y adaptarme a cada situación.

La vida no se pierde cuando dejas de respirar si no cuando dejas de ser feliz y de luchar.


Luis Ramón Rey Buezas


TTS
"Mi relación con la asociación, me cambió el carácter, me cambió la forma de ser"
Luis Ramón Rey, tengo 47 años y vivo en Villagarcía de Arosa . Vengo de una familia alcohólica, mi padre y madre eran alcohólicos, por desgracia yo seguí su ritmo y llevo veintiocho años bebiendo, desde los catorce años, por suerte ahora llevo cinco en abstinencia. Por culpa de esta grave enfermedad que padecemos he sufrido dos infartos agudos de miocardio.

La vida me era muy problemática, a parte yo soy una persona con mucho carácter, con mucho impulso y cada vez que bebía tenía problemas judiciales, problemas en la familia y estuve a punto de perder a mi mujer y a mi hija. Al meterme en esta asociación la vida me ha cambiado por completo, carácter, amigos, familia, cercanía.

El problema con el alcohol me trajo muchos problemas judiciales, personales y familiares, las adicción cada vez iba a más, no me llegaba con un par de copas, quería más, al llegar a casa problemas, cogía la puerta y marchaba para olvidarme de los problemas, los problemas seguían existiendo al día siguiente. Al beber parecía que los olvidabas, pero era mentira. Mi mujer quiso marchar de casa un montón de veces, me llevó a los médicos, el médico de cabecera luchaba conmigo para que me quitara del alcohol, pero cuanto más me lo decían más bebía. Era imposible conmigo hasta que un día me di cuenta que no podía seguir destrozándoles la vida a las personas que más quería que eran mi mujer y mi hija. Fue cuando se fueron de casa. También en el trabajo me decían que tenía que dejarlo, era jefe de obra y tenía que reunirme con arquitectos e ingenieros y me lo podían notar, pero me daba igual, seguía bebiendo. Tenía muy mal carácter, a los obreros les trataba fatal, sin tener culpa ninguna. La empresa también estuvo a punto de echarme después de diecisiete años. Mi hija ni siquiera se acercaba a mí, me veía y escapaba de mí.

Mi relación con la asociación, me cambió el carácter, me cambió la forma de ser.

A los treintaisiete años me dio el primer infarto y fue cuando empecé a buscar ayuda. Al principio la ayuda que tenía era el psicólogo y yo, luego volví a casa y estaba bien pero en casa me encontraba solo y volvía a pensar otra vez en el alcohol. No tenía más ayuda. A los veinte días me dio el segundo infarto.

Cuando me di cuenta que no podía seguir destrozándoles la vida a mi mujer y mi hija y a través de mi médico de cabecera me llevaron a una clínica de salud mental, estuve con psicólogos, con psiquiatras. Estuve tres años en abstinencia pero tuve una recaída, bastante fuerte, y me mandaron a una asociación. Mi relación con la asociación, me cambió el carácter y me cambió la forma de ser.

En la asociación entras la primera vez y contarle tu vida a unos extraños te parece muy duro, estuvieron cuatro meses luchando conmigo a ver si me abría y al final por fin lo consiguieron.

Les conté mis problemas, vi que las personas que estaban ahí eran igual que yo, que no éramos bichos raros, que no éramos diferentes, solamente teníamos una enfermedad y que teníamos que afrontarla y gracias al apoyo de los psicólogos y los compañeros y gracias a Dios, hoy he recuperado mi familia, a mi hija me pide consejos, antes ni se acercaba. Me cambió la vida totalmente tanto en el aspecto físico, emocional y sobre todo en el compañerismo.

El proceso no es fácil, las primeras semanas cuando te faltan las copas son duras, temblores, vómitos, poco a poco en la asociación te dicen los pasos que tienes que llevar, no es nada fácil, pero gracias al apoyo de los compañeros y testimonios que escuchas, no solo a los compañeros sino también a las parejas que acompañan a los enfermos, todo eso te va ayudando. Vas cogiendo un poco de todos, lo bueno y lo malo y te dices: “pero si esto también lo estoy haciendo yo, y porque le tengo que hacer esto a mi mujer o a mi hija, pudiendo seguir los pasoso de ellos e ir desintoxicándote poco a poco y llevar una vida más tranquila y más pacífica.

"Si te dejas ayudar, nosotros te ayudamos"
Gracias a la asociación Areva, de Villagarcía de Arosa, podemos ayudar a la gente y dando un paso adelante, acogemos a todo el mundo para ayudar a salir de esta enfermedad que por desgracia cada vez hay más.

Si quieres dejarlo, pero tienes que querer de verdad, puedes ir a una asociación, te van a ayudar, nosotros te vamos ayudar, te ayudaremos siempre, nunca te encontrarás solo, tendrás siempre un compañero, detrás con quien hablar, contar los problemas del día a día, como puedes combatir la dependencia del alcohol. Si te dejas ayudar, nosotros te ayudamos. Pero tienes que querer y decidirlo tú. Es inútil hacerlo obligado, tiene que salir de tu propia voluntad. Si uno quiere, que no espere a dar el paso. Cuanto más tarde es peor. Se puede salir del alcohol, no es fácil pero se puede y la vida te cambiará mucho.

Hace quince días hice una revisión con el cardiólogo, me encontró muy bien, no estoy inflado como estaba antes con el alcohol, tengo buen color de piel, me llevo fenomenalmente con mi familia, con mis compañeros y con la gente en la calle puedo llevar una conversación agradable.

Soy el cocinero y el amo de casa, tengo muy contenta a mi mujer y a mi hija superfeliz, es un orgullo para mí poderlo decir. Hay que seguir trabajándolo y luchándolo día a día y no pensar que ya estoy recuperado. Nunca se recupera, siempre podemos tener ese pequeño diablo que te dice: “bueno y si me tomo una...” . No, mi consejo es: no te tomes una, porque después viene otra.


Traducir a…

Arquivos

Calendario

Xuño 2020
M T W T F S S
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Seguirme no Twiter

¿ ÓNDE ESTÁMOS ?…

Subscríbete ao blogue por correo electrónico

Introduce o teu correo electrónico para subscribirte a este blogue e recibir notificacións de novas entradas.

Visitas

contador de visitas

Traducir a…

Arquivos

Calendario

Xuño 2020
M T W T F S S
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Seguirme no Twiter

¿ ÓNDE ESTÁMOS ?…

Subscríbete ao blogue por correo electrónico

Introduce o teu correo electrónico para subscribirte a este blogue e recibir notificacións de novas entradas.

Visitas

contador de visitas
A %d blogueros les gusta esto: